miércoles, 11 de marzo de 2015

Apperley, Lorca y López-Mezquita




¿Por qué leo antes de un viaje? Lo saboreo más... Tras mi última visita a Granada os tengo que contar que mereció la pena documentarme y visitar la pastelería López-Mezquita. Está  situada en la calle Reyes Católicos y fue fundada en 1862 por antepasados del pintor López-Mezquita. El pintor granadino se hizo amigo del pintor inglés George Apperley, aunque allí todos le llamaban Jorge. Apperley se enamoró de Granada y de una granadina llamada Enriqueta Contreras. Allí vivieron en la plaza de San Nicolás desde donde pintaba sus cuadros. 

En esta pastelería a lo largo de la historia han tomado café Apperley, Lorca y López-Mezquita entre otros artistas. Un día que Apperley se encuentra indispuesto le encarga a su criada que le traiga unos pasteles de fresa, pero al no saber su nombre le hace un dibujo. Desde entonces su apellido dará nombre a esta delicia mediante esta metonimia. Aunque Lorca no los llamaba "Apperley", en un carta que escribe a un familiar desde la casa de Dalí en Figueres  los llama "Jorges", por eso también se les conoce con este nombre.

López-Mezquita, al igual que Lorca, marcha a Nueva York. Allí permanecerá diez años y se casará en segundas nupcias con una americana. Pero lo curioso es que el pintor granadino era un admirador de los paisajes del palmeral ilicitano, y por eso también tuvo en Elche un estudio de pintura que actualmente es la sede de la Cruz Roja. ¡Curiosidades que nos enorgullecen a los ilicitanos! Por cierto, cualquiera de sus pasteles están de lujo y podrás comprarlos en la parte de confitería para llevar o disfrutar de su zona de cafetería. ¡Hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario