viernes, 22 de julio de 2016

Bodegas Faelo



Un placer para los sentidos ha sido visitar durante el atardecer esta bodega familiar de los perseverantes Soto con tantos años de historia. El abuelo Faelo nunca iba a imaginar que desde que en 1930 elaboró su primer vino para autoconsumo, sus descendientes iban finalmente a tomárselo tan en serio.


Entrevistamos al actual gerente y nieto de Faelo. 
"Esto se mueve por un sentimiento, es un proyecto en conjunto". Jaime Soto

¿Nos puedes contar cuántas generaciones han hecho posible la supervivencia de esta bodega?

Un total de tres y parece que ya se está preparando la cuarta (risas). Todo empieza con mi abuelo Rafael Soto, él produce su propio vino y lo que le sobraba lo vendía a granel a conocidos. Después Jaime, mi padre continuó con esa costumbre en segunda generación. Más tarde, en el año 2000 me planteo continuar yo para relevar a mi padre y que no se pierda esta tradición además de comercializar nuestros vinos. También cuento con la posible cuarta generación, ya que mi hijo Jaime quiere estudiar en la Escuela de Enología de Requena.

 Bodega original del abuelo Faelo

¿Qué has tenido que cambiar o innovar respecto a las dos generaciones anteriores ahora que ya no solo tenéis vino para autoconsumo?

En primer lugar he añadido más variedades de uva porque mi abuelo solo tenía Monastrell. He añadido el embotellado y sobre todo la forma de fermentar para que los vinos sean más frescos y aromáticos gracias a los depósitos de temperatura controlada y la crianza en barrica nueva.
Sala de barricas actual

¿Qué nos dirías de tus viñedos? ¿Hay alguna particularidad que destacarías?

Bueno...tenemos aquí en Matola viñedos de uva Syrah, en el Parque Natural del Hondo tres variedades (Monastrell, Chardonnay y Cavernet-Sauvignon), y en Crevillente monastrell, cavernet-sauvignon y moscatel. Con la particularidad que todos los cuidados que reciben son naturales, no hay nada químico en nuestras vides y eso se nota en la calidad del vino. La lucha biológica la hacemos con hongos, hierbas como la lavanda y el cantahueso, rosales...


¿Celebráis algún evento para que los visitantes vean cómo hacéis vuestros vinos?
Vamos un poco más lejos, nosotros no queremos que únicamente los visitantes vean cómo lo hacemos, sino que queremos que participen de este proceso y disfruten. Por eso todos los años reservamos el último día de vendimia guardando uva para que la gente venga a pisarla. Nuestra fiesta de la Verema suele caer a finales de septiembre, y tenemos un pisador pequeño para que los niños se lo pasen genial. Es un día donde las familias experimentan sensaciones nuevas que nunca olvidan según nos trasladan a nosotros.

Respecto a vuestra producción anual, ¿de qué cifras hablamos? ¿Dónde podemos encontrar todo este vino que elaboráis?
Hasta ahora estamos contentísimos porque todo el vino que se hace se vende, embotellamos de 4.000 a 6.000 botellas aunque producimos más, pero todo no se embotella.
No lo váis a encontrar en supermercados ni grandes superficies, solo está disponible en tiendas de vino como Amorós y Campoluz en Elche, y en la carta de restaurantes como El Granaíno, Misteri d´Anna, Cambra, El Granero, Mar i Merlot, La Laurel... O sea, restaurantes que miran mucho por el producto autóctono ilicitano. Y también en nuestra tienda física y en nuestra tienda online www.vinosladama.com



Además de los avances en la producción de vino, ¿hacéis alguna parte del proceso de forma más artesana o manual?

Por supuesto la recolecta manual, el vino tinto se pisa a pie, aunque el resto como el blanco, rosado y dulce no. El prensado también es manual, hasta aquí el proceso es como el del abuelo. Por otro lado el embotellado, taponado y etiquetado también pasa por nuestras manos.


Alguien nos ha contado algo de vuestra "nave galáctica"...

(risas) Es la manera que tenemos de llamar a nuestra sala de fermentación. Tenemos varios depósitos de acero inoxidable donde permanece el vino turbio y reposa un mes  hasta que se pasa a otro depósito unas dos semanas ya con el vino limpio.



¿Qué se esconde tras esta sala de barricas donde se respira esta particular paz?

Sobre todo pasión y dedicación por el producto que obtenemos. En estas veinte barricas se almacena nuestro tesoro,  el vino, el cual está ahí de 8 a 12 meses y se hace otra selección tras ese tiempo para embotellar las mejores barricas.


Para finalizar, coméntanos qué horarios tenéis de tienda y para las visitas de enoturismo y qué vinos pueden degustar los visitantes...

El horario de tienda es de martes a sábados de 10 a 13 horas. Y las visitas de enoturismo de lunes a domingo previa cita y son para un máximo de 60 personas. La visita dura aproximadamente dos horas, los primeros 30-45 minutos es una visita guiada por la bodega y el viñedo. Después comienza en las mesas de nuestro porche la cata de nuestros vinos y un menú degustación por 10€, o un menú un poco más amplio que llamamos almuerzo-picnic por 15€, ya se para la mañana o la tarde.
Los vinos son cuatro y cada uno con su correspondiente uva, el blanco es de chardonnay, el tinto de cavernet-sauvignon y monastrell, el rosado de syrah y el dulce de moscatel.





BODEGAS FAELO
Camino de los Coves, Polígono 3
Partida de Matola, 18
Elche (Alicante)
tlf. 655 85 68 98 

No hay comentarios:

Publicar un comentario