martes, 31 de enero de 2017

Mis imprescindibles de Londres



Solo cuatro noches estuvimos en Londres, lo justito para ver lo maravillosa que es esta ciudad. Pero en el fondo, no está mal porque así hay excusa para volver, y más con la amplia comunicación que hay gracias a los aviones y las ofertas que contínuamente salen. Os cuento nuestra experiencia por allí, fue inolvidable y sobre todo una estancia muy divertida, llena de risas y sensaciones nuevas. No olvides hacerte con la Oyster card para moverte por el metro!!!

DÍA 1 DESDE EL MEDIODÍA:
Después de comer, nos fuimos a ver el ambientazo de Piccadilly Circus, Regent Street y Oxford Street. Tras este animado paseo nos encontramos por sorpresa con la galería de arte de Mr. Brainwash en New Oxford St. Este artista grafitero, entre otras disciplinas, nos sorprendió gratamente en muchos sentidos. Nos dejó boquiabiertos con sus pinturas y sus esculturas como la que véis a continuación hecha con neumáticos; aunque no sé si aún seguirá aquí esta exposición porque no vimos claro si era algo eventual o perenne. Y digo que nos sorprendió todo mucho porque la entrada era gratuita, tuvimos la suerte de, a punto de irnos, poder ver al artista en cuestión y también porque al irnos nos regalaron varios posters enormes de los cuadros que había expuestos en la enorme sala. Un recuerdo que enmarcamos en casa y que para nosotros fue también uno de los regalos más especiales de boda, ya que estábamos en nuestra luna de miel que empezaba en Londres.


DÍA 2:
Tras el desayuno partimos hacia el British museum (entrada gratuita y con guardarropa de pago para dejar la chaqueta, jiji) al cual dedicamos por las tres horas porque  no veíamos el momento de salir de este impresionante lugar. Multitud de salas con arte japonés, egipcio, africano, mexicano, chino, etc. Estuvimos hasta la hora de comer que fuimos por el Soho a tomar unas pintas y el típico fish and chips para hacer un poco el guiri. Llega la tarde y nos vamos a Hyde Park a bajar la comida con un plácido paseo, es lo que tiene planificar un poco los viajes, que luego vas tranquilo a hacer las rutas. A continuación nos asomamos a ver Buckingham Palace, hasta que empezó a anochecer y fuimos a dar un vistazo al centro comercial Harrods para luego dirigirnos a Carnaby St. Aquí cenamos en Wright brothers, una ostrería muy especial, aunque en su carta tienen también otros productos. Sin duda uno de esos lugares muy recomendables.


DÍA 3:
Un día por todo lo alto, jiji, porque lo primero de buena mañana será subir a la noria de Londres, London Eye. Después nos acercamos a ver el Big Ben y Westminster hasta la hora de comer. Llega la tarde, la pasamos en la National Gallery (entrada gratuita). Guardo especial emoción a un momentazo aquí, literalmente emocionada cuando vi "El matrimonio Arnolfini" de Van Eyck, es uno de esos cuadros que analizas porque te impacta cuando estudias historia del arte en COU. Obviamente también disfruté mucho al ver los girasoles de Van Gogh, cuadros de Tziano, Botticelli, Velázquez, Caravaggio, Monet, Rembrandt, etc. Es hora de pasear por el puente de la torre y la torre de Londres, City Hall y más tarde llegamos hasta Trafalgar Square con la columna de Nelson.


DÍA 4:
Teníamos que decidirnos por un mercadillo: Portobello o Camdem, y así dejar uno pendiente para cuando volvamos. Nos decantamos por Camdem y fue una pasada. Toda una mañana dedicada a compras en las tiendas de segunda mano y comiendo en uno de sus puestros callejeros de comida internacional, y como no, fuimos al de comida india. Ya por la tarde paseamos por el distrito de Covent Garden y despedir nuestro viaje con una última noche inolvidable: musical "We will rock you" en el Dominion Theatre. De ahí al hotel porque al día siguiente había que madrugar para coger el siguiente avión!!!Hasta la vista!

No hay comentarios:

Publicar un comentario